Cerrar

986 223 195 | 667 543 423   Facebook  Twitter  YouTube  Google 

Accede a tu Zona Privada  
Juan Leyva


Al frente del enorme Imperio Islámico o Árabe se encontraba el califa, que era el sucesor de Mahoma y el representante de Alá.

El Corán encomendaba al califa ordenar bien y prohibir el mal. Su autoridad era total en el aspecto religioso y también en el político.

El cargo de califa fue electivo en un principio: luego, los Omeyas lo hicieron hereditario.


Temas relacionados





Marketing online