Cerrar

986 223 195 | 667 543 423   Facebook  Twitter  YouTube  Google 

Accede a tu Zona Privada  
Juan Leyva


Etimológicamente, chía deriva del árabe shi‘a, que significa facción, partido, o seguidor. Se refiere históricamente a los seguidores de la shi'a del Imám Ali, partido, facción o seguidores de Alí, en las luchas por el poder que siguieron a la muerte de Mahoma. Los chiíes consideran que poco antes de su muerte, Mahoma, al regresar de la peregrinación a LaMeca, reunió a más de 100.000 creyentes en Ghadir Khum y dijo ante ellos que quienes le considerasen su maestro hiciesen lo mismo con 'Ali Ibn Abu Talib.

El 18 de Zul Hiyya de cada año se celebra en el mundo Chiita el aniversario de la declaración de Ghadir al-Jumm en la cual el Profeta dijo acerca de Ali ibn Abi Talib:

"Para quien yo sea su Maulá (autoridad política y espiritual), este ´Ali es su Maulá."

Dada la importancia de este suceso para los chiíes, el propósito de este artículo es estudiar de qué forma el suceso de Ghadir al-Jumm fue manejado por los orientalistas. Por ‘orientalistas’ nos referimos a la investigación occidental acerca del Islam y también a aquellos que recibieron todo su entrenamiento Islámico bajo la guía de estos eruditos. Antes de continuar, no quedaría fuera de lugar una breve narración del suceso de Ghadir al-Jumm. Esto ayudará especialmente a aquellos que no están familiarizados con Ghadir al-Jumm. En el Corán se menciona que en su regreso de la última peregrinación, el Profeta Muhammad recibió la siguiente orden de Dios:

"¡Oh, Mensajero, difunde lo que se te ha revelado de tu Señor; si no lo haces, sería como si no hubieras difundido el mensaje en lo absoluto. Dios te protegerá de la gente."

Corán 5:67.3

Por lo tanto se detuvo en Ghadir al-Jumm el 18 de Zul Hiyya, décimo año de la Hégira, para comunicar el mensaje a los peregrinos antes de que se dispersaran. Como hacía mucho calor, se construyó una tarima cubierta con ramas para él. Luego el Profeta dio un sermón muy extenso. En un punto le preguntó a sus fieles seguidores si él (Muhammad) tenía más autoridad (awla) sobre los creyentes de la que ellos tenían sobre sí mismos. La multitud gritó: ‘Sí, es así Oh Apóstol de Alá’. Luego tomó a Alí de la mano y declaró: “Para quien yo sea su Maulá, este Alí también es su Maulá (Man kuntu Maulahu fa hada Aliyun maulahu)”. Luego el Profeta anunció que se acercaba su muerte y les recomendó a los creyentes a que permanecieran aferrados al Corán y a Ahlulbayt. Esto resume las partes más importantes de Gadir Khum.

Cuando murió Mahoma en el año 632, un grupo de sus compañeros decidieron ignorar aquella proclamación y nombraron de entre ellos al sucesor del Profeta. Quienes tomaron partido por Alí, primo y yerno de Mahoma, sin embargo, consideraron que este era su único sucesor legítimo ya que había sido la persona más cercana a Mahoma, quien lo había señalado como sucesor en varias oportunidades, la más notable de las cuales fue aquella que tuvo lugar en Ghadir Khum. Así, se negaron a reconocer a quienes habían sucesivamente elegidos para desempeñar el papel de califas o sucesores del Profeta: Abu Bakr, Omar y Uthman. Tras la muerte de este último, Alí será finalmente elegido califa. Sin embargo, acusado de haber instigado la muerte de su predecesor, su poder será contestado por Mu'awiya, gobernador de Siria y miembro de la familia de los Omeyas, iniciándose así una guerra civil entre ambas facciones. Cuando ambos líderes aceptaron en el campo de batalla de Siffín someter sus diferencias al dictamen de un árbitro independiente, de las filas de Alí surgirá una tercera facción, la de los jariyíes, que no aceptaron el arbitraje. Esta facción asesinó a Alí en el 661, y el mismo día trataron de acabar también con Mu'awiya y con el árbitro, sin lograrlo. Los partidarios de Alí pusieron entonces sus esperanzas en su hijo Hasan, que presionado y engañado por Mu'awiya renunció al poder, Por último, Husayn, segundo hijo de 'Ali se negó a jurar lealtad a Mu'awiya, debido a su notable corrupción, por ese motivo fue muerto en la batalla de Karbalá, junto a 72 seguidores, por el ejército de Yazid, hijo de Mu'awiya, ejército compuesto de más de treinta mil hombres. Su terrible muerte en el campo de Batalla de Karbalá (Irak), en 680, marcará el principio del cisma entre los chiíes y aquellos a quienes se llamará más tarde «suníes».

Después del suceso de Ashura y luego del martirio de Husayn ibn Ali, los chiíes siguieron a Ali ibn al-Husayn como el siguiente Imam después del Husain. Pero una minoría, conocida como Kisaniyah, siguió a Muhammad Ibn Hanafiyah como su Imam y lo consideró como el cuarto y último Imam.

El chiísmo es profesado por alrededor del 15% de los 1600 millones de musulmanes existentes en el mundo.




Marketing online