Cerrar

986 223 195 | 667 543 423   Facebook  Twitter  YouTube  Google 

Accede a tu Zona Privada  
Juan Leyva
Noticias > Noticias Generales > Reconstruyen un fósil de pingüino de 25 millones de años atrás

Reconstruyen un fósil de pingüino de 25 millones de años atrás


Después de 35 años, un fósil de pingüino ha sido por fin reconstruido completamente, dando a los investigadores nuevos datos sobre la diversidad de los pingüinos prehistóricos.


Los huesos fueron recolectados en 1977 por el paleontólogo Ewan Fordyce, de la Universidad de Otago, en NuevaZelanda. En 2009 y 2011, Dan Ksepka, profesor de ciencias atmosféricas, marinas, y de la tierra, en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, y Paul Brinkman, del Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte, viajaron a Nueva Zelanda paraayudar en la reconstrucción del fósil de pingüino.


Los investigadores le han dado el nombre de Kairuku, una palabra maorí que se traduce aproximadamente como "el que se zambulle y regresa con comida". Ksepka estaba interesado en el fósil porque la forma corporal de éste es diferente a la de cualquier otro pingüino conocido, vivo o extinto. También estaba interesado en la diversidad de las especies de pingüinos que durante el período Oligoceno, hace unos 25 millones de años, vivieron en lo que hoy es Nueva Zelanda.


En aquella época, la ubicación era estupenda para los pingüinos en términos de alimentación y seguridad. La mayor parte de Nueva Zelanda estaba bajo el agua por aquel entonces, existiendo sólo islas aisladas y rocosas que mantenían a los pingüinos a salvo de depredadores potenciales y les daban una fuente de alimento abundante.


El Kairuku representa una de al menos cinco especies diferentes de pingüinos que vivieron en Nueva Zelanda durante el mismo período. La diversidad de especies es parte de lo que hizo difícil la reconstrucción, y a esto se sumó el físico único del pingüino.


Los investigadores reconstruyeron al Kairuku a partir de dos fósiles distintos, usando el esqueleto de un Pingüino Rey actual como modelo. El resultado es un pingüino de gran tamaño (de unos 130 centímetros de altura, o 4 pies con 2 pulgadas) provisto de un pico alargado y aletas también largas, que sin duda fue el más grande de entre las cinco especies de pingüino que eran comunes en la zona durante aquella época.



MARTA BARRERAS MARTINEZ - 1º INDUSTRIALES