Cerrar

986 223 195 | 667 543 423   Facebook  Twitter  YouTube  Google 

Accede a tu Zona Privada  
Facebook  Twitter  YouTube  Google 
 
Noticias > > El tipo de memoria que suele degradarse más al envejecer

El tipo de memoria que suele degradarse más al envejecer


A juzgar por los indicios obtenidos en estudios previos, todo parecía apuntar a que sería la memoria espacial la más afectada por el envejecimiento.Pero en vez deesto, los autores del nuevo estudio han descubierto que el cerebro envejecido parece tender más a perder su capacidad de reaccionar a indicios que indican cuándo es el momento de dejar, aunque sea momentáneamente, la tarea en la que se trabaja, para pasar a ocuparse de otra. De todas formas, esto concuerda con la dificultad que tienen las personas de la tercera edad para hacer varias cosas al mismo tiempo, y explica la causa precisa.

 

El equipo de Mark Laubach, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut, Estados Unidos, estaba estudiando el impacto del envejecimiento en la memoria de trabajo, el tipo de memoria que nos permite recordar que la cena está cocinándose mientras hablamos por teléfono, y que no podemos dejarla demasiado tiempo al fuego o se quemará. Los investigadores examinaron la actividad cerebral en la corteza prefrontal medial de ratas jóvenes y viejas. Esa corteza está relacionada con la memoria espacial de trabajo, el tipo de memoria que nos permite saber dónde hemos dejado hace un rato dos objetos que hemos estado usando.

 

La capacidad de cambiar entre tareas tiene una importancia crítica para muchas actividades cotidianas, tanto en el hogar como en el puesto de trabajo. Los errores del cerebro en vigilar cuándo es el momento de cambiar momentáneamente de actividad es lo que hace que una persona que charla por teléfono olvide sacar del fuego la comida antes de que se queme.

 

El equipo de investigación encontró que las neuronas en la corteza prefrontal medial de las ratas de mayor edad reaccionaron más lentamente a las señales que indicaban que había una recompensa disponible. Por el contrario, estas señales dispararon de inmediato una respuesta en las ratas jóvenes.

 

Las neuronas en las ratas viejas emitieron menos impulsos o "disparos" en respuesta a los indicios que predecían una recompensa. Estas ratas no lograron reaccionar de manera inmediata a los indicios.

 

Los investigadores esperan que mediante un mejor conocimiento de los mecanismos subyacentes en la memoria de trabajo sea posible algún día hallar tratamientos para refrenar o quizás incluso eliminar el deterioro de estas funciones cerebrales.

 

En esta investigación también han trabajado Marcelo S. Caetano, Nicole K. Horst, Linda Harenberg, Benjaminine Liu, y Amy F.T. Arnsten, todos de la Universidad de Yale.


 


 

CAROLA SOUTELO CHARLE, 1º ADE









Marketing online