Cerrar

986 223 195 | 667 543 423   Facebook  Twitter  YouTube  Google 

Accede a tu Zona Privada  
Juan Leyva
Noticias > > Algunos corales quizá puedan sobrevivir a la acidificación marina

Algunos corales quizá puedan sobrevivir a la acidificación marina


A medida que la raza humana libera cantidades cada vez mayores de dióxido de carbono a la atmósfera, este gas, además de impulsar el calentamiento planetario, también está volviendo más ácidos a los océanos, a un ritmo que excede en mucho al registrado durante las grandes extinciones masivas. Esto ha producido un marcado interés científico por identificar alas especies más vulnerables, y a aquellas que podrían sortear las condiciones cambiantes asociadas al calentamiento global.

 

Se asume que los corales serán los primeros en caer, y de hecho sus poblaciones ya están siendo diezmadas en diversas zonas del mundo. Un nuevo estudio, sin embargo,aporta un rayo de esperanza: Algunos corales quizá estén mejor dotados de lo creído para lidiar con la gradual acidificación de los mares del mundo.

 

El equipo internacional de científicos que ha realizado dicha investigación ha identificado un potente mecanismo interno que podría permitir a algunas especies de coral y a sus algas simbióticas soportar los efectos adversos de un mar más ácido.

 

Estos especialistas, del Centro de Excelencia para Estudios de Arrecifes Coralinos (dependiente del Consejo Australiano de Investigación Científica), la Universidad de Australia Occidental y el Laboratorio de Ciencias del Clima y del Medio Ambiente en Francia, han demostrado que algunos organismos marinos que forman esqueletos de carbonato de calcio están dotados de un mecanismo para lidiar con la acidificación marina, un mecanismo del cual carecen otras especies.

 

Los organismos marinos que producen esqueletos de carbonato de calcio producen esa sustancia generalmente como una de dos formas, conocidas respectivamente como aragonita y calcita.

 

La investigación realizada por el equipo de Malcolm McCulloch sugiere que aquellas especies con el esqueleto hecho de aragonita tienen el mecanismo de adaptación, en tanto que aquellas especies que siguen el camino de la calcita generalmente no se las arreglan tan bien bajo condiciones más ácidas.

 

Los calcificadores de aragonita, entre los que figuran corales tan conocidos como los Porites y los Acropora) tienen sistemas moleculares de bombeo que les permiten regular su equilibrio ácido interno, lo cual los ayuda a amortiguar el efecto de las variaciones externas en el pH del agua de mar. Falta ver, sin embargo, si esos corales pueden adaptarse al calentamiento global, el cual está desarrollándose a un ritmo mucho más rápido que el del calentamiento ocurrido al término de la última edad de hielo.

 

Por otra parte, el citado mecanismo de protección que poseen algunos corales no les salva de todos los problemas derivados de la acidificación marina. Por ejemplo, el "pegamento" que mantiene unidos a los arrecifes coralinos (las algas coralinas) parece ser vulnerables al aumento de la acidez.

 

También es preocupante que una especie de plancton, que flota a mar abierto y forma parte fundamental de cadenas alimentarias marinas, parezca ser vulnerable a la acidificación. Si realmente es así, esto podría ser grave no sólo para la vida marina que depende de ella para su alimentación, sino también para los seres humanos, pues esto puede afectar a la capacidad de los océanos para absorber cantidades importantes de CO2 de la atmósfera. Esto podría acelerar aún más el calentamiento global.

 

 

 

MARTA BARRERAS MARTINEZ - 1º INDUSTRIALES