Cerrar

986 223 195 | 667 543 423   Facebook  Twitter  YouTube  Google 

Accede a tu Zona Privada  
Facebook  Twitter  YouTube  Google 
 
Noticias > > Preguntas y respuestas para no perderse en la crisis de deuda

Preguntas y respuestas para no perderse en la crisis de deuda


¿Cuál es el coste de una prima de riesgo superior a 500 puntos básicos?

 

La prima de riesgo de España cerró ayer 536 puntos básicos. O dicho de otra forma, que mientras nuestro país debe pagar un 6,58% a los inversores para que estos compren los bonos españoles a diez años, Alemania garantiza una rentabilidad de solo el 1,22%. Esto supone un incremeto considerable del coste de financiación del Estado. Solo en 2012, España pagará 28.876 millones en intereses de su deuda pública.

 

¿Es posible soportar ese coste de financiación sin acudir al rescate?

 

Otros países estaban en niveles similares antes de ser rescatados, pero registrar una prima de riesgo de 500 puntos no supone la intervención inmediata por parte de la UE y el FMI. No hay un número mágico. Según los expertos, más que un tipo concreto lo importante es el tiempo que dure la crisis y que ese coste de financiación, en principio esporádico, no se vuelva crónico. Solo los fundamentos del país, sus capacidades para hacer crecer la economía, pueden evitar eso.

 

¿Qué necesidades de financiación tiene España a día de hoy?

 

El Tesoro público ya ha colocado el 56,2% de toda la deuda pública que prevé emitir durante todo el año. La siguiente subasta se celebrará el próximo jueves y será un examen crucial para el país. Según el Banco de España, las emisiones que se realizarán de aquí a diciembre servirán, casi en exclusiva, para cubrir refinanciaciones. Y es en los meses de julio —34.162 millones— y octubre —33.332 millones— cuando el país afronta los mayores vencimientos.

 

¿Por qué se niega el BCE a comprar deuda pública de España e Italia?

 

El Banco Central Europeo (BCE) fue creado a imagen y semejanza del viejo Bundesbank alemán. Y aún hoy es prisionero de la ortodoxia y de los miedos de la primera potencia europea. De hecho, y en la práctica, su política está dirigida por las autoridades germanas. Berlín añora la estabilidad monetaria que alcanzó con su vieja moneda, el marco. Además, y debido a experiencias pasadas —la hiperinflación que soportó en 1923—, teme que una política monetaria más laxa pueda desembocar en más inflación. La prensa sensacionalista alemana y sus propios políticos han alimentado además la idea de que con ese tipo de actuaciones los países de la periferia de Europa, a los que acusan de derrochadores, relajarán sus esfuerzos reformistas.

 

¿Qué solución pueden adoptar las autoridades europeas y españolas?

 

Los analistas creen que la salida más factible para España es que el fondo de rescate europeo pueda inyectar dinero a la banca de forma directa y sin pasar por el Estado. Y eso estarían debatiendo ahora las autoridades europeas y españolas. El fondo, a día de hoy, solo puede prestar ese dinero a un país, y este a su vez usarlo para sanear su banca. Para romper esa intermediación sería necesario cambiar los tratados actuales. Alemania, principal acreedor del fondo, se opone bajo esa premisa de que no quiere que sus socios europeos acomoden sus políticas de austeridad. En todo caso, el uso del fondo exigiría al Gobierno llevar a cabo nuevas reformas.

 

CAROLA SOUTELO CHARLE, 1ºADE









Marketing online