Cerrar

986 223 195 | 667 543 423   Facebook  Twitter  YouTube  Google 

Accede a tu Zona Privada  
Juan Leyva
Noticias > > La pyme encuentra en la 'nube' la tecnología que necesita

La pyme encuentra en la 'nube' la tecnología que necesita


La realidad es tozuda: o las pymes españolas innovan, crecen y se internacionalizan, o desaparecerán. Y la receta para que esto último no ocurra también es clara: para aumentar su competitividad, las pequeñas y medianas empresas deben incorporar las tecnologías de la información a sus procesos de negocio. Así lo defienden las cinco multinacionales tecnológicas (Microsoft, Intel, HP, Nokia y Vodafone) que el pasado mes de marzo pusieron en marcha en España un plan de impulso a la pyme. Un plan que cuenta con el apoyo "fundamental" de las patronales CEOE, ATA y CEAT y del Ministerio de Industria. Su duración será de tres años.

 

La iniciativa movilizará una inversión de 30 millones de euros (10 millones por ejercicio) con un objetivo: hacer entender a las pymes, y muy especialmente a la micropyme, los beneficios que aportan las tecnologías de la información a sus negocios. "Creemos que este es seguramente el último tren hacia la productividad de la pyme española", señala en un desayuno en CincoDías Albert Esplugas, director de estrategia y desarrollo de negocio de Microsoft Iberia. En su opinión, algo importante ha cambiado que hace posible confiar en que la pyme ahora sí se enganchará a la tecnología.

 

"Hasta ahora a la pyme le decíamos que tenía que invertir en un hardware, en un software, en un técnico; que debía poner en marcha un proyecto, personalizarlo... y todo eso era una barrera para ellas y no se lo planteaban. Ahora, la evolución tecnológica nos ha traído el llamado cloud computing un modelo de consumo de tecnología que permite pagar por uso que nos deja mandar a la pyme tres mensajes nuevos y potentes", coinciden todas las empresas que participan en la iniciativa.

 

Uno, que la tecnología se ha democratizado y que las empresas TIC pueden poner a su disposición plataformas de comunicación, de colaboración, portales, PC, dispositivos móviles... todo por un dinero usuario/mes. Dos, que pueden hacer uso de esa tecnología de manera inmediata. Y tres, que el riesgo para la pyme es cero, porque no tiene que hacer ninguna inversión.

 

"Con el cloud, variabilizamos todos los costes y estamos de facto financiando a la pyme el uso de la tecnología", añade Julio Prats, responsable del segmento pyme en Vodafone España, que apunta que lo que pretenden con este plan y con el binomio cloud-movilidad es reducir costes a las pequeñas y medianas empresas, mejorar su productividad y ayudarlas a crecer.

 

Para Miguel Sánchez, director de desarrollo de negocio de la Escuela de Organización Industrial (fundación pública del Ministerio de Industria dedicada a la formación de pymes), el plan de competitividad puesto en marcha por estas cinco multinacionales, y al que ellos se suman, tiene un gran valor, pues asegura que a la pyme española "le falta la concienciación de la importancia de la tecnología para mejorar, innovar y ser más competitiva". Sánchez cree, además, que la iniciativa llega en un momento crucial, porque el contexto económico ha cambiado. "Hasta hace dos o tres años, el objetivo estratégico de muy pocas pymes era crecer e internacionalizarse. Su situación era de mayor confort y no se planteaban salir fuera, pero esto ha cambiado y no hay vuelta atrás. En estos momentos, las empresas o están saliendo fuera o están cerrando. Y nuestros datos nos indican que solo un 40% de las micropymes españolas exporta".

 

En este contexto, la alianza se ha marcado un objetivo clave: poner en común una oferta y lanzar un mensaje único a las pymes, porque es la manera de ganar en efectividad. "Muchas veces cometemos el error de hablar solo de producto y producto, pero hemos entendido que a la pyme hay que contarle para qué le sirve la tecnología, y creemos que ahora, con el apoyo de las asociaciones empresariales, sí vamos a llegar a ellas con el mensaje de negocio necesario", señala Agustín Gallego, director de desarrollo de negocio de Intel España y Portugal. Salvador Cayón, director de marketing de sistemas personales de HP España, insiste en la misma dirección y asegura que el éxito del plan pasará por lograr que las pymes reconozcan el beneficio de la tecnología. "De ahí nuestro esfuerzo por trabajar en programas de difusión, de formación y de información. Todo el plan de competitividad está basado en estos pilares".

 

Cayón destaca, en este punto, la importancia de formar al canal de distribución de tecnología y telefonía en España, porque "es clave para saber unificar una oferta y un mensaje". Igualmente importante es añadir canales alternativos, que hasta ahora no habían participado en este tipo de iniciativas. Se refieren a los acuerdos con la CEOE, ATA y CEAT y con otras entidades que se van a ir añadiendo al proyecto. "Es un plan abierto y estamos hablando con Cámaras de Comercio y entidades financieras, que nos pueden aportar valor y capilaridad, y ayudarnos a conseguir un mensaje más de negocio y dar a la pyme servicios imprescindibles para esa adopción de las TIC", insiste Cayón.

 

El interés de todas estas entidades parece claro, pues como recuerda Esplugas, "cualquier aumento de la productividad pasa por un uso eficiente de la tecnología y con esta las pymes podrán retener empleo y crearlo, así que el plan se alinea con los objetivos de competitividad del Gobierno español".

 

En cualquier caso, Sánchez advierte de la conveniencia de desarrollar dentro del plan productos y servicios en función de los segmentos de la pyme. "Es importante segmentar por sectores y tamaños, para ajustar más las ofertas, porque en España el 99% de las empresas son pymes, pero el 94% son micropymes, de menos de 10 empleados". El director de desarrollo de negocio de la Escuela de Organización Industrial también apunta otro elemento a fortalecer: la necesidad de innovar, porque asegura que España es uno de los países que menos innova. "Estudios recientes muestran que el 57% de las empresas españolas no innovan (frente el 37% de la media europea) porque no se lo han propuesto, que es algo gravísimo. No es que no puedan", recalca, "es que no se lo proponen". Además, añade, el 80% de las que están innovando lo hacen internamente, sin contar con alianzas. "Hay que transmitir un mensaje importante de cooperar, y este plan es un ejemplo de ello".

 

Las empresas participantes en la iniciativa aclaran que todo no es negativo. Aseguran que en algunos índices (como el acceso a internet) la empresa española está bien y en las pymes de más de 10 empleados, la tecnología existe. Pero también hay otra realidad y es que todavía un 30% de micropymes y autónomos no tiene ni siquiera un ordenador. "El problema es que aunque la tecnificación de las empresas está creciendo, no se está traduciendo en productividad", apunta Jesús Ruiz, responsable de empresas en Nokia España. Según Ruiz, el 90% de las compañías tiene gran parte de lo que necesitaría para estar a la vanguardia (un portátil, un acceso a internet, un servicio en la nube y un dispositivo móvil) o están a un paso de ello. Por eso, "lo que hay que hacer es reforzar más la educación y aterrizar las TIC a sus negocios para que la tecnología no les de miedo". "Es fundamental hablar el lenguaje de la pyme, porque cuando se va a hablar con ellas no te encuentras con el responsable de sistemas; te encuentras con el responsable de su negocio", subraya Prats.

 

El directivo de Nokia cree que hay cosas que deben cambiar en la cultura de las pymes. "Es curioso que las pequeñas empresas tienen muy asumido una serie de costes (alquiler o compra de un vehículo o el gestor de la contabilidad), pero no se les pasa por la cabeza otros costes que les permitirían crecer. Si trasladaran los 15.000 euros que les puede costar un coche a costes de tecnología tendrían para unos cuantos años pagando las comunicaciones, el equipamiento y todo lo que necesitan para llegar a sus clientes y proveedores". Ruiz pone un ejemplo: una empresa dedicada a colocar ventanas de aluminio que, poco después de poner en marcha una página web, comprobó que el 30% de las personas que le contactaban les llegaba por internet. "Es curioso que tengan asumido el renting de vehículos y no el tecnológico", insiste.

 

Con todo, quienes participan en el plan de competitividad para pymes confían en su éxito. Porque, más allá de que la crisis aprieta y de que la tecnología ha evolucionado y se ha democratizado, empieza a haber un cambio generacional. "Estamos viendo que en las nuevas empresas que se forman en España, con gente más joven, no se duda del valor de la tecnología. El problema es el tejido más antiguo, que tiene que dar ese paso porque si no desaparecerá", advierte Salvador Cayón.


 

CAROLA SOUTELO CHARLE, 1ºADE