Cerrar

986 223 195 | 667 543 423   Facebook  Twitter  YouTube  Google 

Accede a tu Zona Privada  
Juan Leyva
Noticias > > El riesgo de impago de las empresas en España se sitúa al mismo nivel de Italia

El riesgo de impago de las empresas en España se sitúa al mismo nivel de Italia


En enero de 2008, España tenía la mayor calificación crediticia (A1) que otorga la aseguradora de crédito Coface en la clasificación mundialque realiza cada año. Esta nota solo establece el riesgo de impago por parte del sector privado, nunca del sector público, algo que sí miden las agencias de calificación de riesgo, como Moody's, Fitch o Standard & Poor's.

 

Cuatro años y medio después, esa nota ha subido tres escalones y se ha situado en A4, nivel en el que la posibilidad de impago es algo probable. "En este nivel es cuando empieza a existir cierta preocupación sobre el comportamiento de pago en España", apuntó ayer Juan Saborido, director general de Coface para España, durante la presentación del informe. De este modo, España se sitúa en los puestos inferiores de la clasificación en la zona euro, al mismo nivel que Italia y tan solo un escalón por debajo de Portugal, cuya nota ha sido rebajada a B (alta probabilidad de impago), y dos por detrás de Grecia, con la peor nota crediticia de toda la clasificación.

 

El resto de grandes países de la UE no ha sufrido un retroceso tan evidente. Alemania, Holanda, Bélgica o Francia perdieron la máxima calificación crediticia en enero de 2010, pero no han sufrido ninguna rebaja posterior, mientras que Reino Unido, en el que tradicionalmente las empresas han pagado también con bastante retraso, se mantiene un escalón por debajo de España.

 

A juicio de Saborido, este deterioro puede estar provocando pérdida de oportunidades de negocios en España, en un contexto en el que los flujos de inversión extranjera son prioritarios para sostener una economía debilitada por la baja demanda interna. El informe constata además que el recorte de la calificación comporta que las empresas tienen que pagar más dinero por asegurar sus exportaciones, lo que puede frenar algunas decisiones empresariales en mercados exteriores. "El periodo de pago de los importadores se está alargando en el tiempo ante la falta de liquidez de las empresas españolas que necesitan más tiempo para pagar", aseguró Miguel Aguirre, responsable de riesgo país de Coface Ibérica. En ello ha tenido mucho que ver el retraso sistemático en el pago por parte de las Administraciones públicas, que les han conducido a ser las peor pagadoras junto a Grecia e Italia, con plazos de pago medios por encima de 160 días.

 

Por ello, Saborido calificó como muy positivo la puesta en marcha de un plan de pago a proveedores para saldar el excesivo volumen de deuda, aunque recalcó que sería interesante que el Ejecutivo pusiera en marcha los mecanismos de control necesarios para que los plazos fijados en la nueva Ley de Morosidad, que establece un máximo de 30 días en el caso de las empresas y 60 días para las administraciones públicas en 2013, se cumplan.

 

Riesgo concentrado en periféricos

 

De este modo, el crecimiento del riesgo de impago se ha concentrado en la periferia de la zona euro, en concreto en los países del sur (España, Italia o Grecia), con un repunte de la siniestralidad del 47%, frente al 31% de media registrado en la zona euro o el 27% en el mundo. De esa corriente bajista tan solo se libran Japón, con la máxima calificación crediticia, y Estados Unidos, con un A2. En ninguno de los casos, la crisis ha hecho mella en la capacidad de sus empresas para pagar sus deudas. "Las compañías se están beneficiando de una coyuntura favorable, ya que están poco endeudadas y están obteniendo grandes beneficios", admite Aguirre.

 

El responsable de riesgo país también destacó el buen comportamiento de las empresas en Latinoamérica, aunque con fuertes diferencias por países. De hecho sitúa a México, Brasil, Perú y Chile como las naciones con menor riesgo de impago, mientras que destacó el empeoramiento de Argentina, en especial desde que se produjo la expropiación de YPF a Repsol. "Se han observado retrasos en los pagos tras el establecimiento de las medidas de control en divisas e importaciones", apuntó.


 

CAROLA SOUTELO CHARLE, 1ºADE