Cerrar

986 223 195 | 667 543 423   Facebook  Twitter  YouTube  Google 

Accede a tu Zona Privada  
Juan Leyva
Noticias > > El rescate encauza el problema de la banca, pero no evita más reformas

El rescate encauza el problema de la banca, pero no evita más reformas


El anuncio de que el sistema financiero español va a recibir ayuda por parte de Europa para recapitalizarse ha sido acogido por los expertos con alegría. Sin embargo, los mercados no olvidan todos los problemas que padece nuestro país. El mensaje que se lanza es claro: hay que continuar con las reformas. ¿Por qué sigue subiendo la prima de riesgo si ya han rescatado a España?

 

Hay quien se ha mostrado muy positivo. Es el caso del presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE), José Luis Feito, para quien la noticia del rescate financiero es "extraordinariamente positiva" porque "supone el principio del fin de la crisis financiera", puesto que va a conseguir frenar la salida decapitales de España y no agravará las tensiones que está sufriendo la banca, "sino que va a invertirlas y va a frenar el deterioro de liquidez".

 

Así de contundentes responden también desde Banca March, donde explican que "es un paso adelante", para matizar después que "no es una solución". "Una banca saneada y en condiciones para financiar a los sectores productivos de la economía es un instrumento fundamental, pero sin más medidas de estímulo a las empresas, para que inviertan y contraten, será difícil fomentar el crecimiento", argumenta Alejandro Vidal Crespo.

 

El presidente de la CEOE, Joan Rosell, señalaba ayer en una entrevista radiofónica en Cadena SER que el rescate al sistema bancario español nos hace estar "mejor hoy que el viernes", pero también subraya la necesidad de que España continúe con las reformas "en profundidad, en cantidad y en calidad".


Buena decisión

 

Lo cierto es que la mayoría de los expertos consultados por elEconomista celebra la decisión del Eurogrupo. "No se solucionan todos los problemas, pero sí uno muy importante para el que no había muchas alternativas", explica desde IG Markets Daniel Pingarrón, quien piensa que, de no haber conseguido esta ayuda, "la situación hubiera empeorado de forma considerable". De hecho, ya se estaba observando en el éxodo de capitales, recuerda. Además, se ha recurrido a la mejor opción: una ayuda sin condiciones macroeconómicas.

 

En la misma dirección apuntaba Feito: para el presidente del IEE, lo "bueno" del préstamo a la banca es que la carga de intereses "va a ser muy inferior a la que se paga en una subasta del Tesoro, prácticamente la mitad de lo que se había calculado".

 

Desde el Banco de Madrid, sus analistas consideran que el acuerdo es "en su conjunto, beneficioso para España y la zona euro", ya que "pone coto de manera creíble a un problema importante sin someter a España a las duras condiciones de un rescate completo ni presionar en exceso los recursos financieros de la zona".

 

"Más agresividad en los ajustes" es la actitud que, según el consejero delegado de Profim, Víctor Alvargonzález, va a tener que adoptar el Gobierno tras recibir la ayuda del Eurogrupo. Y es que no olvidemos que, a partir de ahora "vamos a deber más dinero", explica.

 

Para Feito, sin embargo, los mercados financieros "sabían desde hace años que la deuda iba a crecer, porque el endeudamiento privado se ha convertido en público". Alvargonzález no se ha contagiado del optimismo y trata de diferenciar entre lo que va a suponer para la economía financiera, es decir, para los mercados. En su opinión, va a ser positivo porque va a ayudar a una estabilización.

 

Sin embargo, advierte de que no va a ser lo mismo para la economía real. Alvargonzález recuerda que el dinero será prestado al Frob, que será el encargado de canalizar las ayudas. Por lo tanto, para que sea devuelto, las entidades tendrían que salir adelante. Si esas cajas -"porque aunque las pinten de verde siguen siendo cajas"- fueran viables, explica el consejero delegado de Profim, podrían devolver las ayudas. Pero, en su opinión, "sobran entidades en España" y considera que todas no van a sobrevivir, "y si se liquidan o se venden, no devuelven las ayudas, sino que las tendrán que pagar los contribuyentes y eso se traducirá en más austeridad. Y eso no es una buena noticia", adelanta.

 

Aunque lo cierto es que también puede encontrar una parte positiva, pese a que las entidades no pagasen y tuviera que hacerlo el contribuyente, y sería que ese dinero que habría que abonar serviría para limpiar el sistema financiero de las entidades que no son rentables. En cualquier caso, el consejero delegado de Profim insiste en que no se puede continuar por la vía de las fusiones.


El crédito no será inmediato

 

Tal como recordaba el presidente del Consejo Económico y Social, Marcos Peña, el objetivo esencial es que se reactive el crédito y el crecimiento económico y, en último extremo, que se genere empleo", por lo que "hay que reforzar este vínculo".

 

Sin embargo, la llegada del crédito no se va a producir de manera inminente. Con independencia de la actitud con la que se haya recibido el anuncio del rescate a la banca, los expertos sí han coincidido en que la fluidez del crédito no va a ser inmediata. El rescate no va a provocar un milagro "de un día para otro" en el acceso al crédito, advertía Rosell. "Que mañana vaya a haber crédito para todo el mundo en las mismas condiciones que en 2005 y 2006 es mentira y, además, es imposible", puntualizaba.

 

Por su parte, el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, encomienda al Gobierno la labor de vigilar a las entidades que sean apoyadas para que el crédito vuelva a fluir.


Más armonización

 

El profesor de Banca y Finanzas Juan Fernando Robles considera que la línea de crédito sólo soluciona el problema de la recapitalización bancaria, "y tampoco en su totalidad", porque "así lo ha demostrado la prima de riesgo", lamenta.

 

¿Cómo estabilizar la situación? Robles es contundente: el Banco Central Europeo (BCE) "debería apoyar a los periféricos con más expansión monetaria y con compra de deuda".

 

Sin embargo, no parece que Draghi vaya a cambiar su política monetaria, "salvo, tal vez, alguna bajada de tipos", explica Pingarrón. Alvargonzález también mira a Europa para que la estabilización se prolongue. En su opinión, se tienen que dar tres factores: "un pactor fiscal, que ya se ha hecho, un supervisor bancario europeo que sustituya a los de los países" y, a partir de ahí habrá que "cruzar los dedos para que Alemania acepte los eurobonos".

 

En Banca March apuestan también por la armonización del sistema financiero europeo. Avanzar en esa dirección sería una buena noticia", aunque consideran que "debería venir acompañada de planes de estímulo para las economías actualmente en recesión, así como de un apoyo más específico de las autoridades monetarias a sus mercados de deuda pública, y en general, hacia una mayor unión política y fiscal", explica Alejandro Vidal Crespo, desde Banca Marcha.

 

En cualquier caso, desde el momento en que el dinero se reparta entre las entidades, para empezar habrá que analizar la forma en la que se gestionan éstas, porque "si la ayuda se gestiona con criterios políticos, se convertirá en una patada hacia adelante y en unos años tendremos otro problema", explica Rubén Manso, de Mansolivar & IAX.

 

Por el contrario, considera que si se realiza una gestión profesional, salvo que se cometan errores graves o que el mercado adopte una actitud absolutamente contraria, las entidades podrán ir generando rentabilidades y recuperarse.


Paro, déficit, credibilidad...

 

El problema que ven los expertos es que hay asuntos que no se arreglan ni con 100.000 millones de euros. Entre ellos, uno de los más preocupantes es la falta de credibilidad en las cuentas públicas españolas. Y el profesor Robles advierte de que recuperar la credibilidad en España "es una tarea larga". Por ello, recomienda que el Ejecutivo debe continuar haciendo más reformas.

 

Aunque la credibilidad no es el único obstáculo de España. Otro de los problemas que destacan los expertos es el del paro. La última EPA arroja un 24,4 por ciento de desempleo en el primer trimestre del año. Algo que para el presidente del CES "es una herida muy difícil de cicatrizar". Y a ello hay que sumar el hecho de que la nueva reestructuración va a llevarse por delante una cantidad significativa de puestos de trabajo en el sector financiero.

 


CAROLA SOUTELO CHARLE, 1ºADE