Cerrar

986 223 195 | 667 543 423   Facebook  Twitter  YouTube  Google 

Accede a tu Zona Privada  
Juan Leyva
Noticias > > El Telescopio Espacial Hubble usará la Luna como espejo para ver a Venus cruzando por delante del Sol

El Telescopio Espacial Hubble usará la Luna como espejo para ver a Venus cruzando por delante del Sol


El paso del planeta Venus justo por delante del Sol, desde la perspectiva visual de la Tierra, es un fenómeno astronómico inusual. Sólo se producen dos de estos pases o tránsitos cada 120 años aproximadamente, a causa de las peculiaridades de las órbitas de Venus y la Tierra. El día 5 (ó 6 dependiendo de la zona horaria) de junio, Venus cruzará por delante del Sol, y no volverá a hacerlohasta el año 2117. El último tránsito fue el de 2004, y el penúltimo el de 1882.

 

Por tanto, el tránsito de 2012 es la última oportunidad que se tendrá en este siglo para ver a Venus pasando por delante del Sol.

 

El Telescopio Espacial Hubble también observará el acontecimiento, aunque de un modo muy exótico. El Hubble no puede mirar directamente hacia el Sol, así que los astrónomos planean apuntarlo hacia la Luna, para usarla como espejo con el que captar la luz solar reflejada y aislar la pequeña fracción de la luz que pase a través de la atmósfera de Venus. Impresas en esa pequeña cantidad de luz estarán las huellas químicas de la composición atmosférica de ese planeta.

 

Estas observaciones reproducirán una técnica que ya está siendo usada para determinar la composición química de las atmósferas de planetas gigantes de fuera de nuestro sistema solar que pasan por delante de sus estrellas. En el caso de las observaciones del tránsito de Venus, los astrónomos ya conocen la composición química de la atmósfera de Venus, y que ésta no muestra señales de que exista vida en el planeta. Sin embargo, el tránsito de Venus será usado a fin de comprobar la factibilidad de esta técnica para detectar, en planetas de fuera de nuestro sistema solar comparables en tamaño a la Tierra que pasen por delante de sus respectivas estrellas, las huellas químicas de las eventuales atmósferas de esos mundos, incluyendo hipotéticos planetas con las condiciones apropiadas para la vida. Venus es un buen modelo porque es similar en tamaño y masa a nuestro planeta.

 

El Hubble observará la Luna durante siete horas (antes, durante y después del tránsito) para que los astrónomos puedan comparar los datos.

 

Los astrónomos necesitan realizar una observación larga debido a que buscarán rastros espectrales extremadamente débiles. Sólo una cienmilésima parte de la luz solar se filtrará a través de la atmósfera de Venus y se reflejará en la Luna.

 

 

MARTA BARRERAS MARTINEZ - 1º INDUSTRIALES