Cerrar

986 223 195 | 667 543 423   Facebook  Twitter  YouTube  Google 

Accede a tu Zona Privada  
Juan Leyva
Noticias > > ArsÚnico y selenio en una estrella arcaica

Arsénico y selenio en una estrella arcaica


El Big Bang produjo gran cantidad de hidrógeno y helio, así como una pizca de algunos otros elementos ligeros. El resto de la provisión de elementos químicos, especialmente los más pesados, ha sido producida por las estrellas durante los últimos 13.700 millones de años.

 

Los astrónomos analizan la luz estelar para determinar la composición química de las estrellas, el origen de los elementos, la edad de las estrellas y la evolución de las galaxias y el universo.

 

Ahora, por primera vez, en uno de esos análisis, unos astrónomos han detectado la presencia de arsénico y selenio, elementos químicos adyacentes que figuran cerca de la franja central de la tabla periódica de los elementos, en una estrella arcaica del tenue halo estelar que rodea a la Vía Láctea.

 

Hasta ahora, el arsénico y el selenio no habían sido encontrados en estrellas tan antiguas.

 

Estrellas como nuestro Sol pueden fabricar los elementos de la tabla periódica hasta el oxígeno. Otras estrellas más masivas pueden sintetizar elementos más pesados (o sea cuyos átomos tienen más protones en el núcleo) hasta el hierro por fusión nuclear, el proceso por el que los núcleos atómicos se fusionan y liberan mucha energía. La mayoría de los elementos más pesados que el hierro se generan en un proceso cuyos protagonistas son los neutrones.

 

Aunque los neutrones no tienen carga, pueden desintegrarse dentro del núcleo, dando lugar a protones, y produciendo así elementos con número atómico mayor. Una de las ocasiones en las que se produce este fenómeno es la exposición a un bombardeo de neutrones durante la muerte violenta de una estrella cuando se convierte en supernova. Este proceso puede producir con suma rapidez elementos listados desde la mitad hasta el final de la tabla periódica, esencialmente del zinc al uranio.

 

James Lawlery Ian Roederer, de los Observatorios Carnegie, examinaron un espectro ultravioleta archivado en la base de datos pública del Telescopio Espacial Hubble, encontrando arsénico y selenio en la estrella HD 160617, de 12.000 millones de años de antigüedad, ubicada en el halo estelar que rodea a la Vía Láctea. Estos elementos se forjaron en una estrella aún más antigua que desapareció hace mucho tiempo, y posteriormente, de un modo que recuerda a la transmisión de genes desde progenitores a descendientes, pasaron a formar parte del material a partir del cual se formó la estrella HD 160617, la cual todavía los posee.


 

MARTA BARRERAS MARTINEZ - 1º INDUSTRIALES